MALLAS

¿Cómo solicitar una malla a medida? Ancho x Largo (metros)

En esta categoría podrás encontrar todos los tipos de mallas que se utilizan en invernaderos profesionales. Tenemos disponibles los productos al corte o en rollos de 100m de longitud. Algunas tendrán varios colores disponibles (cristal/blanco, negro o verde) y anchos según las necesidades que tenga el cliente.

Las mallas al corte son completamente personalizables en cuanto a dimensiones, para ello tendremos que entrar en la ficha del producto y elegir el ancho x el largo que deseamos. 

TIPOS DE MALLAS PARA INVERNADERO

Malla mosquitera/anti-insectos/antitrips: como su nombre indica este tipo de malla se utiliza para impedir la entrada de insectos en nuestro invernadero y así evitar que destruyan nuestros cultivos. Los modelos que existen son los siguientes según los hilos/densidad/urdimbre que tenga:

  • 6x6
  • 6x9
  • Antitrip 16x10
  • Antitrip 21x11

Malla de sombreo: este tipo de cubierta se utiliza normalmente para adaptar la luz que entra al interior del invernadero y regular su temperatura. Dependiendo del tipo de fruta o hortaliza que cultivemos, necesitaremos un % distinto para que se desarrolle en condiciones óptimas. Algunos pioneros en la materia están empezando a experimentar con el uso de mallas de sombreo para mejorar la producción de sus cosechas. Los modelos que tenemos disponibles son los siguientes:

  • Sombreo 50%
  • Sombreo 90%

Malla antihierba: como su propio nombre indica, este tipo de malla se utiliza para impedir el crecimiento de las malas hierbas. Es prácticamente opaca y solo deja pasar aire y agua. Se emplea tanto en invernaderos como en viveros y huertos. Este tipo de producto se puede adquirir en rollos anchoX100m o al corte.

  • 105 gr/m2
  • 130 gr/m2

Malla antigranizo: normalmente se utiliza para proteger los cultivos del granizo o piedras. También se puede aprovechar para recoger escombros. Dependiendo de la cantidad de hilos existen 2 modelos:

  • 2,6x3 hilos/cm
  • 5x4 hilos /cm

Malla plastificada: Se emplea sobre todo para las cubiertas de invernaderos en lugares donde normalmente hay mucha lluvia. Además posee una doble protección frente a la degradación solar.

Es una fenomenal opción para el cultivo de plantas ornamentales, ofrece más luminosidad, resistencia y duración que el plástico.